Archivo de la etiqueta: cambio

O cambiamos o seguimos igual


Ayer se volvió a repetir la tragedia de un joven entrando armado a una escuela que acaba con la vida de decenas de criaturas. Una historia que nos suena demasiado. Una historia que para muchas personas sigue siendo inexplicable. Cómo pudo haber pasado? Nunca se mostró como un muchacho violento. Por qué? Tenemos más preguntas que respuestas. Pero está claro que si fomentamos la desconfianza entre los semejantes, el miedo al diferente y la envidia al vecino, no vamos bien. Muchas veces nuestra dialéctica gira en torno al bien y el mal. Nosotros y los otros. Y siempre somos los buenos. No conozco a nadie que se ponga del lado de los malos. Si uno es de izquierdas, entonces está alineado con la justicia divina y los de derechas son ogros egoístas. Si a uno le va peor que hace unos años la culpa es de los bancos y los políticos. Si soy catalán, el problema es España. Si soy español, los catalanes se han vuelto locos. Y si estoy a favor de la tenencia de armas es para defenderme de los malos. Pero si todos somos buenos! Hasta el asesino de Newtown lo era hasta justo antes de cometer su brutal asesinato.

Estamos ante una oportunidad histórica para cambiar. Para romper la cadena del odio y evolucionar. Ante un hecho brutal podemos usar la rabia y generar con esa poderosa energía una respuesta vengativa (así llevamos decenas de miles de años, maltratando y matándonos entre nosotros) o decir Basta ya! no queremos que vuelva a pasar. Y preguntarnos cómo evitar que estas injustas y dolorosas situaciones vuelvan a pasar una y otra vez. Y tanto en el caso de la matanza de Newtown, como en el caso de Ester Quintana y el ojo que perdió por las balas de goma o el eterno conflicto de Medio Oriente, la solución pasa por romper la cadena del odio y avanzar en el desarme y la cultura de la paz. Si los valores que compartimos y transmitimos a nuestros hijos son “no confíes en nadie, tú a la tuya, lucha fuerte, compite como un león y ten un arma por si vienen los malos” que no nos extrañe la próxima vez que nos salga el tiro por la culata y haya una nueva masacre, porque así, seguro que se va a volver a repetir, una y otra vez. Somos uno, y mientras no nos lo creamos, todo seguirá igual. Y creérselo pasa por respetar toda forma de vida, porque a ella pertenecemos y no podemos ir contra ella sin ir contra nosotros.