la costa atlántica, de Punta del Este a Punta del Diablo pasando por Cabo Polonio


la tele, el perro y BR1 en la playa de Cabo Polonio

la tele, el perro y BR1 en la playa de Cabo Polonio

Llevaba toda la vida oyendo hablar de Punta del Este pero nunca había ido. Es como un Miami o Benidorm uruguayo invadido en verano por argentinos pudientes. Fuera de temporada, o sea de marzo a noviembre, está vacío. Una ciudad fantasmagórica con edificios altos a primera línea de mar. El puerto es agradable y el ¨casco antiguo¨ o downtown es hermoso, alrededor de la plaza del faro. Por lo demás me pareció poco especial. A excepción, eso sí, de Punta Ballena, una entrada en el mar (aquí océano) con espectaculares puestas de sol ante Casapueblo, el singular edificio-museo-casa-taller-hotel del prolífico artista uruguayo Carlos Páez Vilaró de claras influencias mediterráneas.
puesta de sol en Casapueblo, Punta Ballena

puesta de sol en Casapueblo, Punta Ballena


La siguiente parada por la costa atlántica uruguaya iba a ser la más especial. Por algo nos la recomendaron tan efusivamente varios amigos en la página del planBR1 en facebook (gracias Montse!) y mi prima Flori. Cabo Polonio. Uau! Cuesta llegar, pero vale mucho la pena, y además es posible que valga tanto la pena porque precisamente cuesta llegar. Varios buses encadenados te dejan a las puertas del parque nacional, y ahí o te caminas 7kms de dunas o te llevan en camiones 4×4 o en jeep hasta la aldea de humildes a la par que atractivas casas de madera que en su día fueron de loberos (los que cazaban a los lobos marinos que por suerte han sobrevivido a sus matarifes y siguen viviendo tras el faro en dos grandes colonias en las que se mezclan con los leones marinos aún mayores que los lobos), más tarde la aldea fue morada de pescadores, artistas, bohemios, aventureros, rebotados del mundo, idealistas y, hoy, sobre todo de gente que vive del turismo en este entorno dunar aislado increible. Sin electricidad, ni coches, ni grandes comodidades, pero el paraíso para quien pueda disfrutarlo sin las muletas del desarrollo. Me alegra mucho que queden lugares así en el mundo. Y finalmente de Cabo Polonio a Punta del Diablo, un destino surfero, con oferta turística muy respetuosa con el entorno y un ambiente de pueblo de pescadores remoto. Bonitas playas, calles sin asfaltar, algún restaurante, hostales y casas de alquiler. La antítesis de Punta del Este para los que no quieran llevarse la artificialidad urbana a la playa pero tampoco se atrevan con el aislamiento radical de Cabo Polonio en donde uno parece diluirse ante la inmensidad del cielo, la tierra y el mar.
Cabo Polonio, sin palabras

Cabo Polonio, sin palabras

2 Respuestas a “la costa atlántica, de Punta del Este a Punta del Diablo pasando por Cabo Polonio

  1. Espectacular, impresionante de verdad…me emocioné con tus descripciones, Bruno. Por un momento me transporté a Cabo Polonio contemplando ese océano…
    Gracias!!

  2. Bruno, totalmente de acuerdo con lo que dices de Cabo Polonio, pero está bien diluirse en esa Vía Lactea, que en Europa casi no se puede ver. Y tantas estrellas fugaces y ver que uno puede ser feliz sin agua ni luz. Lo de Punta, es un lugar fantástico, con unas playas envidiadas en el mundo, puede que el océano Atlántico es frío y verde y no tan transparente como el Mediterráneo, pero hay muchos lugares en Punta que nada tienen de artificial, que son paraísos. Lamento que te hayan mostrado la cara frívola y superficial de Punta. No es la usual ruta de los turistas pero explorando, se puede encontrar otras alternativas entre tanto artificio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s