Uruguay, un país tranquilo


contraluz de un banco al atardecer en el muelle de Colonia

contraluz de un banco al atardecer en el muelle de Colonia


Tras dos meses y medio en Argentina volviendo a las raíces, llegó el momento de hacer la mochila y ponerse en marcha de nuevo. La llamada del camino otra vez. En esta ocasión los bultos son más y los kilos que arrastro casi el doble que la última vez que ejercí de mochilero puro, en Asia. Mal. Por qué? Bueno, por un lado me aburguesé un poco en Oceanía viajando en coches de alquiler. Y por otro, al perder durante un mes mi equipaje en algún lugar entre Auckland y Buenos Aires, me compré algo de ropa, más toda la que me dio mi padre que ya no usa se sumó a toda la mía cuando volvió a aparecer mi mochila en Nueva Zelanda. Todo eso sumado al hecho de vivir cómodamente en el apartamento de Jorge, me hizo olvidar lo importante que es viajar ligero. Y claro, ahora voy cargado como un burro. Con mochilón, mochila y swag parezco una feria ambulante. No worries, ya me iré desprendiendo de cosas durante los próximos días. Si no, soy un burro de verdad. Para compensar tanto tiempo en una gran ciudad como Buenos Aires, qué mejor que cruzar el Río de la Plata para encontrarse con la serenidad uruguaya. Primera parada, Colonia. Belleza atemporal. Clase. Un hermoso rincón Patrimonio de la Humanidad. El casco antiguo es una maravilla arquitectónica que recuerda a algunos rincones de Catalunya o de la Toscana. De Colonia de Sacramento a Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay, un país de poco más de tres millones de habitantes. El barrio elegido para alojarse un par de noches es el Palermo negro, el de las calles que todo los domingos al caer la noche se llenan del ritmo afrouruguayo del candombe. Hipnótico y poderoso. Unos tambores que nos remiten al origen de la humanidad en el continente negro. Todos salimos de África, no muy lejos de la actual Etiopía. Todos. Los chinos, los esquimales, los argentinos rubios, las irlndesas pelirrojas, los vikingos, los vascos con RH negativo, los judíos, los palestinos y hasta la raza aria (si existe). Todos somos uno. Y cada tarde de domingo los tambores del candombe que resuenan en el Palermo negro de Montevideo nos invitan a recordarlo, a sentirlo y a celebrarlo.
si su vida va demasiado deprisa, pare, respire hondo y disfrute

si su vida va demasiado deprisa, pare, respire hondo y disfrute

11 Respuestas a “Uruguay, un país tranquilo

  1. Me ha encantado esta entrada. Muchas gracias!

    Saludos,

  2. Gracias por hacernos llegar y sentir tus vivencias,a los viajeros temporales nos haces volver a rincones y reflexiones ya vividas y que no convienen olvidar…en este capitulo del blog,mencionas África,tienes pensado parar por allí? Un saludo….que vagi molt be!

  3. Me alegra leer que has vuelto a ponerte en marcha, tengo curiosidad por ver que países visitaras. Por cierto, la semana pasada vi el KM33 de Vietnam y me entantó, casi lloro al final.

    Un beso,

    • Uau, me conmueve tu emoción! A mi también me gustó mucho el capítulo de Vietnam del km33, pero claro, en mi caso es por revivir esta experiencia única. Ùnica como la que todo el mundo tiene a la que inicia una aventura que lo motive.

      ///petons!

  4. Hola Bruno, que lindo leerte desde aqui, tu Barcelona, alli, mi pequeño paisito.
    Disfruta como haces del día a día y trae contigo un pedacito de mi tierra .

    besos amorosos

    Gaby

  5. Probablemente sí surgimos todos de áfrica pero no directamente como los negroides que proclamas todos somos o fuimos. De áfrica nos disparemos (no como sus actuales habitantes) y se fueron creando variedades cuyas evidentes diferencias, culturas y capacidades solamente pueden ser negadas por los más absolutos intolerantes-ignorantes. No somos iguales, hay diferencias y precisamente tras año y pico viajando por el mundo debería resultarte innegable. Además, si tanto valoras el origen, piensa que todos (todas las razas de humanos que mencionas junto con todas las especies de animales y todas las vegetales) surgimos del mar. Go figure.

    • Hola RC, totalmente de acuerdo con que no solo venimos de África, sino que antes surgimos del mar. Así que tenemos muchos más vínculos todavía entre todos nosotros, los humanos. Compartimos necesidades, hábitat, historia, presente y futuro. Todos necesitamos comida, amor, calor, cobijo, un planeta sano en el que vivir, recursos para sobrevivir, esperanza, dignidad, libertad. Todos venimos de lo mismo, hemos vivido unos cuantos miles de décadas separados (algunos, otros se han movido bastante), y ahora estamos cada vez más interconectados. Las personas y las diferentes culturas son diferentes en muchas cosas, pero hay muchas más cosas todavía que nos unen. Y con el viaje, cada vez lo veo más claro.

  6. Hola Bruno!
    per fi tornes a actualitzar! M’agrada molt com expliques la teva experiència, en compta gotes però d’una manera molt sincera i addictiva. Et segueixo des dels inicis, i ben aviat espero començar jo també el meu viatge particular. Crec que l’iniciaré per Buenos Aires, on m’agradaria anar amb vaixell (com vas fer tu pel Mediterrani), tot i que crec que no es viable.
    Gaudeix a cada minut del teu dia a dia actual i comparteix-lo com fins ara.

    Una abraçada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s